domingo, 26 de mayo de 2013

Enfermedades transmitidas por las heces caninas


La mayoría de las enfermedades zoonóticas transmitidas por las heces caninas son de tipo parasitarias, producidas por quistes, huevos o larvas de protozoarios (organismos unicelulares) y gusanos. Estos parásitos penetran a nuestro organismo por ingestión de los huevos debido a la manipulación de calzados, juguetes, objetos, etc., que estuvieron en contacto con los excrementos.
Otras veces, la ingestión de los huevos o quistes se debe al consumo de alimentos o aguas contaminadas. Algunas larvas penetran al cuerpo humano a través de la piel.
Estas enfermedades afectan, principalmente, al sistema gastrointestinal, pero pueden producir daños en otros órganos; entre las más comunes se encuentran:
GIARDIASIS:
Se produce por la ingestión de quistes por vía feco-oral o por consumo de aguas y alimentos contaminados. En el ambiente, los quistes pueden sobrevivir semanas.
CRIPTOSPORIDIASIS:
Se transmite por vía feco-oral, de persona a persona y, probablemente, a través del agua y alimentos. Hasta ahora, no existe ningún tratamiento eficaz en humanos.
TRICURIASIS:
Enfermedad frecuente en niños pequeños que viven en condiciones de higiene deficiente. Se adquiere por la ingestión de huevos en el suelo.
AMEBIASIS:
Se transmite por vía feco-oral y por la ingestión de aguas, frutas o verduras contaminadas por los quistes del parásito.
LARVA MIGRANS VISCERAl:
Se produce por la ingestión de huevos de Toxocara canis que se encuentran en suelos contaminados por heces, y por la ingestión de legumbres y hortalizas contaminadas. Se presenta, principalmente, en niños pequeños (1 a 4 años). La larva migrans visceral, ocasiona lesiones de los tejidos internos del cuerpo o la piel; puede causar ceguera si las larvas llegan al área de los ojos.
LARVA MIGRANS CUTANEA:
Es una infección con alto potencial letal producida por la absorción de larvas de Strongyloides stercolis a través de la piel, generalmente por los pies, debido a contaminación fecal del suelo. También se transmite por vía oral.
ANQUIOSTOMIASIS:
Existen 5 especies de gusanos anquilostomas, tres de las cuales pueden estar en los perros. Se adquieren por absorción de las larvas a través de la piel, generalmente por los pies, en suelos contaminados por heces.
EQUINOCOCOSIS O HIDATIDOSIS:
Esta es una enfermedad mortal para los humanos que se adquiere al ingerir productos contaminados con excrementos de perros o por contacto directo con las heces del animal infectado. Los perros y gatos adquieren el parásito consumiendo carne o pescado crudos o roedores infectados.
¿CÓMO PREVENIR LAS CONSECUENCIAS?
Recoja las heces de su perro en la calle, utilizando un recolector especial o una bolsa de plástico o papel para evitar el contacto directo.
Dele a su mascota alimentos balanceados fabricados especialmente para ella.Lávese las manos con agua y jabón después de manipular heces.
Realice exámenes de heces periódicamente a su mascota.Siga las indicaciones del médico veterinario en la aplicación de tratamientos desparasitantes periódicos.Mantenga una adecuada higiene de la perrera o del área asignada a su mascota en el hogar.
Denuncie ante las autoridades competentes, a los propietarios de perros que violen las ordenanzas y reglamentos sobre la tenencia de animales y recolección de heces caninas.
EL PROBLEMA DE LAS HECES CANINAS
El problema de las heces caninas en zonas públicas, tiene consecuencias negativas que abarcan diferentes áreas: ambientales, sociales, legales y sanitarias.
Al sacar a su perro a la calle a realizar sus necesidades, piense en todos los efectos que su conducta puede ocasionar si no recoge los excrementos. Entre los más importantes están:
Contaminación ambiental visual: las heces en las calles afean la ciudad, dándole un aspecto descuidado y de poca higiene.
Contaminación ambiental olfativa: el olor característico de los excrementos resulta desagradable y molesto para las personas.
Ocasiona disgustos en los peatones al pisar las deposiciones, además de ser una posible vía de contagio de enfermedades.
Pisar las heces puede causar accidentes debido a resbalones o caídas.
Debido a la contaminación ambiental que producen los excrementos, el uso de las áreas verdes o espacios de recreo públicos resulta limitado para los miembros de la comunidad.
Induce a otros perros a realizar sus deposiciones en el mismo lugar.
Son fuente de contagio de enfermedades propias de los perros, de tipo viral (parvovirosis) y parasitarias (ascaridiasis, anquilostomiasis, etc).
Las heces en las calles son un medio propicio para que las moscas coloquen sus huevos sobre ellas, a la vez que pueden convertirse en agentes transmisores de enfermedades, al transportar huevos de parásitos hacia los alimentos.
La materia fecal puede llegar a las aguas (estanques, embalses, etc.) y contaminarlas.
Las heces caninas son medios de transmisión de ciertas zoonosis, es decir, enfermedades animales que son transmitidas a los humanos bajo condiciones naturales.
ALGUNAS RECOMENDACIONES
Prefiera los alimentos balanceados para mascotas de buena calidad, ya que por su alta digestibilidad las heces son menos olorosas, más compactas y pequeñas, lo cual facilita su recolección.
Evite dar carnes crudas o poco cocidas a sus mascotas.
No deje salir a su perro a la calle solo. Esto no le permite conocer qué hace su perro en los lugares públicos, además de ser una práctica que implica riesgos tanto para su perro como para otras personas.
Si desea obtener mayor información sobre los efectos de las enfermedades zoonóticas en el ser humano, consulte con su médico.
Si tiene dudas acerca de las enfermedades parasitarias en las mascotas (formas de transmisión, consecuencias, tratamientos, etc.), consulte con su veterinario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada